¿Puede la Agencia Tributaria embargar al contribuyente la parte del Salario Mínimo Interprofesional que no haya gastado?

SÍ, puede.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Así se ha pronunciado la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo, mediante Auto TS de 26 de septiembre de 2019, [Rec. 889/2019, ECLI: ES:TS: 2019: 9295ª], al considerar que las limitaciones que se recogen en la Ley de Enjuiciamiento Civil en su artículo 607.1, se han de aplicar exclusivamente sobre el importe que deba considerarse sueldo, salario o pensión, y no sobre el exceso que pudiera haber en la cuenta bancaria, sea cual sea su origen.

Recordamos que la cuantía del Salario Mínimo Interprofesional durante 2021 es temporalmente de 950 euros mensuales distribuidos en 14 pagas, consistiendo la cuantía del salario diario en 31,66 €/día. Esto quiere decir que el cómputo anual del SMI no podrá ser inferior a 13.300 euros. -Hablamos de 950 euros mensuales en caso de que el salario se abone en 14 pagas, si el pago del salario fuera en 12 meses, estaríamos hablando de 1.108,33 euros al mes.-

Volviendo al asunto, el criterio asumido por el TS permite a la Hacienda Pública embargar la parte del SMI considerado inembargable que no se hubiese consumido por entender que se trata de ahorro y no se encuentra protegido.

El embargo de este ahorro se realizaría en su totalidad, sin límite alguno, a excepción de la parte correspondiente al último salario cobrado, por lo que el “sobrante” de salario de meses anteriores, sería parte perfectamente embargable por considerarse ahorro del contribuyente.

En base a esto, solo “se salva” del embargo la parte del SMI del último mes cobrado.

Por lo tanto, la interpretación que el TS hace del artículo 171.3 de la Ley General Tributaria (que contiene la definición legal de qué debe entenderse por sueldo, salario o pensión) en relación con las limitaciones que el artículo 607.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil fija, es clara y rotunda al considerar que “las limitaciones que se establecen en la Ley de Enjuiciamiento Civil se aplican exclusivamente sobre el importe que deba considerarse sueldo, salario o pensión, y no sobre el exceso que pudiera haber en la cuenta bancaria, al margen de su origen y procedencia”.

En conclusión, esta doctrina se suma a las que afectan de manera desfavorable a los contribuyentes.

Veamos ahora un par de ejemplos de cómo esto nos puede afectar como contribuyentes.

  • Supongamos que a un trabajador se le embarga su salario debido a la ejecución de una sentencia judicial y a su vez es despedido de su empleo. Con esta situación, ¿puede la Hacienda Pública efectuar el embargo sobre las cantidades adeudadas que serán líquidas en el finiquito que recibirá? ¿Y se verá también afectada su indemnización por el despido?

En este caso, las cantidades que el trabajador perciba en concepto de indemnización por despido podrán ser objeto de embargo sin ningún límite.
En cuanto a las cantidades del prorrateo de pagas extras y de vacaciones no disfrutadas percibidas en el finiquito, tendrán la consideración de salario, por lo que para su embargo se aplicarían los límites y porcentajes previstos en el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

  • Supongamos ahora que la Agencia Tributaria pretende embargar a un trabajador a tiempo parcial. ¿Puede hacerlo?

Observardo los límites cualitativos y cuantitativos recogidos en el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento civil relativos al embargo de sueldos, salarios y pensiones, así como los artículos 167 y 169 de la Ley General Tributaria, el artículo 82 del Reglamento General de Recaudación y el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores, podemos afirmar que en este caso, no sería procedente efectuar un prorrateo referido al salario de manera proporcional al tiempo efectivamente trabajado en el caso de efectuarse una jornada inferior a la completa, ya que el SMI se declara inembargable por la ley con el fin de garantizar que las necesidades básicas del trabajador y de su familia queden cubiertas.
Por lo tanto, el salario mínimo interprofesional es inembargable en su totalidad independientemente de que el trabajador preste sus servicios a tiempo completo o parcial.

Y para finalizar, ¿cómo procede la Agencia Tributaria a ingresar el salario embargado?

El procedimiento de ingreso de embargo es el siguiente, en la notificación judicial o administrativa enviada a la empresa para requerirle el embargo de la nómina del trabajador, el organismo acreedor (es decir, la Agencia Tributaria) reflejará la cuenta bancaria en la que la empresa debe ingresar el importe embargado y aclarar cuál es el procedimiento de comunicación de los datos sobre dicho ingreso.
Por su parte, la empresa deberá proporcionar al trabajador copia de esta transferencia abonada en concepto de embargo para que pueda hacer un seguimiento de los ingresos contra la deuda contraída.
Cabe mencionar que en el caso de que el trabajador haya cursado baja en la empresa por extinción de contrato o cualquier otra causa, la empresa deberá comunicarlo al organismo acreedor.

Escrito por

-Jurista & Fiscalista internaciona. -Autora del libro "De 0 a 100 en la fiscalidad de las criptomonedas".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s