¿QUÉ PASA CON WHATSAPP?

Son numerosos los artículos, noticias, “tweets” y demás comentarios que han aparecido durante los últimos días en redes sociales respecto a la última Política de Privacidad de una de las aplicaciones más utilizadas del mundo.

¡¡WHATSAPP!!

Pero… ¿Qué sabemos realmente de lo que ha ocurrido? ¿Por qué han saltado todas las alarmas y se ha convertido en polémica? Y lo más importante, ¿qué sabemos realmente sobre las “Políticas de Privacidad”?

Aquí tenemos el texto que ha generado la polémica. Veamos qué dice:

WhatsApp actualizará sus Condiciones y su Política de Privacidad. Las actualizaciones clave son:

  • El servicio de WhatsApp y cómo tratamos tus datos. (Hasta aquí parace razonable, ¿no?).
  • Cómo las empresas pueden usar los servicios alojados de Facebook para almacenar y administrar sus chats de WhatsApp.

Uy, algo ya no suena bien…

Al seleccionar ACEPTAR, aceptas las nuevas Condiciones, que entrarán en vigor el 8 de febrero de 2021. Después de esta fecha, deberás aceptar… Y aquí es donde está la polémica servida.

¿Ahora resulta que WhatsApp va a ceder mis datos generados por el uso de esta aplicación? ¿Verán mis mensajes privados? ¿Escucharán mis llamadas? ¿Le darán mi ubicación a Facebook (junto con todo lo demás, claro)? ¿Y mis contactos, también se los van a dar a Facebook? Analicemos un poco la Política de Privacidad actual de WhatsApp. Lo primero que encontramos:

“Si resides fuera de la Región europea, los Servicios serán proporcionados por WhatsApp LLC (“WhatsApp”, “nuestro/a[s]”, “nosotros” o “nos”) de conformidad con estas Condiciones del servicio y la Política de privacidad.”

Primer punto, España es un Estado miembro de la Unión Europea, en base a esto, “nuestra” normativa aplicable es el Reglamento General De Protección De Datos (UE) 2016/679 (en adelante RGPD). Esta norma es la encargada de velar fundamentalmente por la protección nuestros datos y la que ha agravado notoriamente el uso indebido de los mismos, con sanciones realmente elevadas (aunque, para empresas como Facebook este tipo de sanciones son “calderilla”).

Atención al mensaje: “Somos una de las empresas de Facebook. A continuación, dentro de esta Política de privacidad, puedes obtener más información sobre las formas en las que compartimos información con toda la familia de empresas.”

Anda, si ya compartían información con la Familia Facebook, recordemos que en agosto de 2016 nuestra querida aplicación ya actualizó sus términos y condiciones advirtiendo (quien avisa no es traidor) que compartiría “cierta” información con el resto de las empresas de la Familia Facebook, familia dentro de la cuál empezó a formar parte ya en 2014.

Vamos a lo interesante, ¿qué información nuestra es la que recopila WhatsApp?

La que amablemente le proporcionamos nosotros:

  • Información de tu cuenta.
  • Tus mensajes. (Ojo, no los conservan, según su política se almacenan en tu dispositivo).
  • Tus conexiones.
  • Información sobre tus estados.
  • Datos de pagos y transacciones. (Si te da por comprarles algo, claro.).
  • Soporte técnico y otros tipos de comunicación. (Cuando les contactas para preguntarles por qué no te lee tu pareja, por ejemplo.).

Pero esto no acaba aquí, también le proporcionamos información que es recopilada automáticamente por la propia aplicación:

  • Información sobre uso y registros. 
  • Información sobre el dispositivo y la conexión. 
  • Información de ubicación.
  • Cookies (recordamos que publicamos hace unos días un interesante post sobre este tema).

Y por si fuera poco, le proporcionamos información de terceros:

  • Información que otros proporcionan sobre ti. Por ejemplo, cuando otros usuarios que conoces usan estos Servicios, pueden proporcionar tu número de teléfono, nombre y otra información, así como tú puedes proporcionar la de ellos (Quid pro quo 😉).
  • Reportes de usuarios. 
  • Empresas en WhatsApp. Es “posible” que las empresas con las que interactúas por medio de WhatsApp brinden información sobre las interacciones que mantienen contigo. 
  • Proveedores de servicios de terceros. (Aquí las otras empresas de la gran Familia Facebook.)

Todo esto, supuestamente encriptado y manteniendo a salvo tú privacidad. Aquí nos preguntamos, ¿cómo mantienen a salvo mi privacidad si accede a ella “todo quisqui”?

Y, si ejerzo mi Derecho de Acceso, ¿puedo conocer dónde se encuentran mis datos y por qué “manos” están pasando? Pues todo es cuestión de probar, quizás ocurra el milagro y la gran Familia Facebook nos muestre un desglose detallado del uso de nuestros datos.

Por último,

Cesión, cambio de control y transferencia”:

En caso de que estemos involucrados en una fusión, adquisición, reestructuración, quiebra o venta de la totalidad o una parte de nuestros activos, compartiremos con las entidades sucesoras o los nuevos propietarios tu información relacionada con la transacción, en virtud de la normativa de protección de datos aplicable.”

En definitiva, ya utilizan nuestros datos y ya los comparten con la gran Familia Facebook, y van a seguir haciéndolo.

¿Qué dice el RGPD sobre la información que deben contener las Políticas de Privacidad?

Las Políticas de Privacidad deben contener una información mínima sobre los datos que se van a tratar para cumplir con el principio de transparencia y entre otras, la información que deberán facilitarnos para entender que la Política cumple con las premisas legales es la siguiente:

  1. ¿Quién trata los datos?
  2. ¿Con qué finalidad se tratan los datos y cuál es la base que legitima el tratamiento?
  3. Consentimiento.
  4. ¿Cuánto tiempo se conservan los datos?
  5. ¿Qué derechos existen y cómo ejercerlos? (como el mencionado Derecho de Acceso que permite solicitar a una empresa qué datos dispone de nosotros).
  6. ¿A quién se ceden los datos?
  7. ¿Qué datos son obligatorios?
  8. ¿Se toman decisiones automatizadas?
  9. ¿Se realizan transferencias internacionales de datos?

Y esta información debe facilitarse al interesado de forma clara y concisa, teniendo en cuenta que el objetivo final es que el usuario pueda tomar decisiones informadas sobre la utilización de sus datos personales.

Debido a la polémica, WhatsApp ha decidido postponer la nueva Política de Privacidad. La pregunta del millón, ¿realmente WhatsApp se ha echado atrás? O… ¿Da igual la Política de Privacidad si ya llevan años usando nuestros datos? Saquen sus conclusiones.

Desde E-Linois, como expertos en Datos y su Protección, contamos con la experiencia necesaria para ayudarle a verificar que cumple con la normativa vigente y adaptarse a ella, así como a utilizar la información que contienen los datos (Big Data Science, tema super relevante del que aquí hablaremos mucho).
Una cosa queda clara, y es que…

LA INFORMACIÓN ES PODER.

Escrito por

Data Protection Officer - Máster Executive en Big Data Science - Compliance Officer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s