Tipos de interés en negativo. A la caza de acciones y criptomonedas.

¿Por qué tanta gente ha empezado a invertir en bolsa y en criptomonedas? ¿Tiene algo que ver con los tipos de interés negativos? La respuesta es SÍ. Este fenómeno de la compra de acciones y de criptomonedas no es casual ni es una moda pasajera, está estrechamente relacionado con los tipos de interés negativos y sus efectos en la bolsa (acciones, criptomoneda, ETF’s, etc.). Hoy vamos a tratar este tema tan interesante y aclarar qué está ocurriendo con la bolsa y los bancos.

Cada vez son más las personas que tienen acciones de Apple, Tesla, Amazon, o han invertido en alguna criptomoneda como Bitcoin o Ethereum. Gran parte de esto se debe a que los tipos de interés están en negativo y como consecuencia de ello ya no interesa tanto como antes invertir o ahorrar a través de los bancos de toda la vida.

Primero vamos a definir qué son los tipos de interés. Los tipos de interés son la cantidad en dinero que un deudor paga a un acreedor como contraparte por un capital a crédito, o lo que es lo mismo, el precio que se paga por pedir prestado dinero.

Ahora vamos a definir qué son los tipos de interés en negativo. Los tipos de interés negativos, se dan cuando el Banco Central Europeo (en adelante BCE) no paga ningún tipo de rentabilidad a los bancos cuando estos depositan el dinero en sus arcas, más bien lo contrario: las entidades que quieran mantener el dinero parado tendrán que pagar intereses por ello.

Debemos recordar que entre los principales objetivos del BCE es lograr estabilidad económica, fijando unos tipos de interés más altos o bajos en función del periodo de devolución de los créditos.

Pero, ¿de qué forma afectan los tipos de interés en la Bolsa (acciones, criptomonedas, ETFs…)?

Partiendo de que, a nivel europeo, el BCE es el que decide sobre la fijación de uno tipos de interés más bajos o más altos, debemos mencionar que en esto influye principalmente la inflación. Un aumento de la inflación suele implicar una subida en los tipos de interés para mantener en equilibrio el dinero en los tipos de cambio.

Cuando la inflación es superior a una tasa anual en torno al 2%, el BCE sube los tipos de interés, con el objetivo de lograr una reducción de precios. Los tipos de interés a corto plazo tienen un gran efecto en el valor de la moneda del país, haciendo que suban o bajen (haciendo por ejemplo que la Libra sea más cara que el Euro). La subida de los tipos de interés puede afectar a la economía provocando una mayor desconfianza en los mercados, retracción de la economía y estancamiento. 

  • Tipos de interés altos. Cuando los tipos de interés están altos, la Bolsa es menos atractiva para los inversores y ahorradores, ya que pueden ver más interesantes otros mercados como el de renta fija, teniendo mayores beneficios respecto al riesgo que asumen. En base a esto, los depósitos bancarios, el mercado de Bonos y Obligaciones del Estado (es decir, comprar deuda del Estado) se ven más beneficiados respecto a la Bolsa. A nivel internacional, tasas de interés altas atraen a inversores extranjeros que buscan minimizar el riesgo para su dinero.
  • Tipos de interés bajos: Cuando los tipos de interés están bajos, (como ocurre en la actualidad que están en negativo) la bolsa se ve afectada de manera muy positiva, ya que los inversores y ahorradores perciben menor riesgo y buscan maximizar las rentabilidades que obtendrían con los depósitos o la renta fija, que como hemos mencionado anteriormente, no aportarían ningún beneficio.

Veamos un ejemplo muy sencillo: Un banco privado pide al BCE 100.000€ y el tipo de interés es de -0,20% (es decir, en negativo). Pues bien, el banco privado deberá devolver al BCE los 100.000€ menos el 0,20%. Es decir, el BCE paga por prestar dinero y los bancos privados obtienen ese dinero “regalado”. Esto se da para que la economía se reactive y vuelvan a fluir los créditos a particulares y que, al mismo tiempo, los inversores se arriesguen más a la hora de comprar acciones.

No obstante, puede ocurrir que la Bolsa suba cuando se espera que el BCE (o por ejemplo la FED, que es la Reserva Federal en Estados Unidos) suba los tipos de interés. Esto suele ocurrir en maduros donde los tipos suben después de mucho tiempo en niveles bajos, los inversores tienden a percibir escenarios de recuperación de la actividad, por lo que se refleja en una tendencia al alza de la Bolsa.

Lo importante aquí es encontrar un equilibrio y estabilidad, ya que los tipos de interés altos repercuten a la financiación de las empresas al encarecen los créditos, haciendo que las inversiones sean menos rentables para las empresas y esto afecte a su cuenta de resultados. Y cuando tipos de interés están muy bajos o en negativo existe el riesgo que las empresas se endeuden excesivamente y ante una subida futura del tipo de interés tengan problemas financieros.

¿Qué se consigue con los tipos de interés en negativo?

A través de esta herramienta de política monetaria usada en épocas de crisis o de deflación, se estimula la economía para que los créditos sean baratos. Cuando el BCE fija los tipos de depósito en negativo (es decir, la rentabilidad que el BCE paga a los bancos por depositar allí su dinero) hace que los bancos no dejen allí guardado su dinero y lo utilicen para dar préstamos y fomentar que la economía real se reactive. Como todo, esto tiene sus pros y sus contras.

-Pros de los tipos de interés bajos o en negativo:

  1. Las hipotecas referenciadas por el Euribor bajan. Ese dinero extra que obtienen las familias lo pueden destinar al consumo y a la inversión.
  2. Los créditos se abaratan y ofrecen unos menores tipos de interés. Así, más personas solicitan uno para crear nuevos negocios, empresas, etc.
  3. Al pagarse mucho menos por los depósitos, los ahorradores destinan su dinero a inversiones que les den mayor rentabilidad (de aquí el boom en la compra de criptomonedas), lo que impulsa la creación de negocios, que ayudan a la creación de puestos de trabajo, mayor recaudación de impuestos y en definitiva al crecimiento económico.

-Contras de los tipos de interés bajos o en negativo:

  1. Los bancos españoles dedicados al negocio bancario básico (préstamos y depósitos), se ven negativamente perjudicados, ya que el interés al que prestan dinero es menor y por lo tanto afecta su cuenta de resultados negativamente, haciendo que descienda su margen financiero y sus beneficios. Esto hace que aumenten por ejemplo las comisiones.
  2. Devaluación del Euro. Esto se produce al bajar el precio del dinero (cuando más dinero hay circulando, este menos valor tiene, produciendo la devaluación de la moneda).

Lo bueno es que estas decisiones tomadas por el BCE no son permanentes, y cualquier día pueden cambiar. Todo depende de la marcha de la economía y de la situación a nivel global.

Desde E-Linois, como expertos en derecho financiero y fiscal, ofrecemos servicios de asesoramiento, para familias y empresas, con el objetivo de resolver tus dudas relativas a tu ahorro, inversión, préstamos o depósitos.  No tomes decisiones sin asesorarte antes o estarás expuesto a vaivenes económicos que podrías haber evitado.

Escrito por

-Jurista & Fiscalista internaciona. -Autora del libro "De 0 a 100 en la fiscalidad de las criptomonedas".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s