Blockchain. ¿Jugamos a los bloques?

Empecemos por algo básico como definir la palabra “Dinero”, si buscamos esta palabra en Google, la definición más utilizada que veremos, es la siguiente:

“Dinero es todo activo o bien generalmente aceptado como medio de pago por los agentes económicos para sus intercambios y que además cumple las funciones de ser unidad de cuenta y depósito de valor. Algunos ejemplos de dinero son: las monedas, las divisas y los billetes, las tarjetas de débito, y las transferencias electrónicas, entre otros.”

Si nos damos un paseo por la historia y tenemos presente la definición anterior, veremos que “todo activo” es precisamente lo que se ha utilizado como método de transacción, desde objetos de necesidad en el “trueque” hasta el uso de metales preciosos, hasta transformar dichos metales en un objeto unificado al mismo valor a fin de dar un precio equitativo para que dichas transacciones fuesen más justas y sencillas.

Si seguimos paseando por la historia, veremos que, aparte de buscar la unificación del valor del objeto para realizar transacciones, paralelamente se fue buscando, y sigue a día de hoy, una mayor y más fácil forma de transportarlo. Desde los grandes objetos (animales, cuencos, telas…) pasando por los objetos preciosos (conchas, metales…), las monedas, el papel, las tarjetas… Así pues, a lo largo de los siglos se ha procurado unificar y hacer del dinero algo más sencillo y práctico de utilizar como intercambio.

Hasta aquí hemos podido observar que, en todo momento, al hablar de dinero, de su evolución… Hablamos de método de transacción. Vayamos un paso más allá en la forma del dinero.

La tecnología ha dado un paso más y, de nuevo, ha vuelto a transformar el dinero, todos/as hemos escuchado en algún momento la palabra Criptomoneda, precisamente es una palabra que ahora mismo se podría decir que está “de moda” y que se están convirtiendo en los “unicornios” del siglo XXI porque ¿cuánto sabemos sobre la Criptomoneda?

Tomando los conceptos vistos en los párrafos anteriores, una definición que a mi personalmente me gusta sobre la palabra Criptomoneda la podemos encontrar en el libro “Blockchain” de Herbert Jones, libro que recomiendo para aquellos que deseen iniciarse en este particular mundo digital y tener una primera aproximación sencilla.

Volviendo al hilo, Herbert Jones describe la Criptomoneda como “activos digitales utilizados como medio de intercambio y diseñadas para utilizar la criptografía para asegurar transacciones y controlar la creación de nuevas unidades de la moneda. Las criptomonedas son monedas virtuales o digitales”.

Han aparecido los 3 conceptos vistos anteriormente y dos nuevos en los que nos vamos a centrar “criptografía” y “monedas digitales”.

Corresponde, llegados a este punto, hablar de Satoshi Nakamoto (persona o un grupo de personas, misterio a día de hoy) quien en 2008 publicó un documento técnico en el que decía haber creado “un sistema de pago/efectivo eléctrico de igual a igual y descentralizado”, esa creación de sistema de pago condujo al nacimiento de las criptomonedas, la más conocida hasta el momento y primeriza… el Bitcoin.

Analicemos brevemente el concepto Criptomoneda, ya que estamos hablando tanto de ella.

CRIPTO – Procede de Criptografía ya que las Criptomonedas utilizan precisamente la criptografía y un libro de contabilidad compartido para crear un “sistema monetario estable, seguro, rastreable y de código abierto”.

MONEDA – Concepto que como hemos visto deviene de los métodos de intercambio antiguos que acabaron tomando forma de moneda acuñada para dotar las transacciones de más seguridad y valor.

Seguramente si pensamos en Criptomoneda visualizamos algo así:

Criptomonedas.

En realidad, la imagen que esconde una Criptomoneda sería algo similar a esto:

Código criptomonedas.

Llegados a este punto estaremos pensando “he entrado en este articulo a leer sobre blockchain y estoy leyendo sobre dinero, criptomoneda…” Pero Blockchain está estrechamente relacionado con lo que hemos leído hasta el momento y hemos considerado necesario hacer un poco de recorrido antes de adentrarnos en las profundidades de algo tan complejo.

Entremos, ahora sí, de pleno en el blockchain.

Wikipedia: “Estructura de datos cuya información se agrupa en conjuntos (bloques) a los que se le añade metainformaciones relativas a otro bloque de la cadena anterior en una línea temporal. De esta forma, gracias a técnicas criptográficas, la información contenida en un bloque solo puede ser repudiada o editada modificando todos los bloques posteriores.”

Para definirlo de forma sencilla, Blockchain es un libro de contabilidad, de distribución abierta y de acceso público que se utiliza para registrar transacciones de forma verificable y permanente.

Para que sea, precisamente, distribuible su administración debe estar en una red de igual a igual y a la cual se adhiera mediante un protocolo preestablecido para que puedan validarse las nuevas creaciones de bloques.

En computación, un modelo de igual a igual (hecho que hace especial a esta tecnología) es un modelo en el que la arquitectura de la aplicación que usa el modelo divide las tareas denominadas carga de trabajo a los iguales que usan la red.

El modelo blockchain, todos los intervinientes (denominados pares) disponen de los mismos privilegios y, cuando realizan la conexión, forman una red de igual a igual que consta de nodos.

Veamos un ejemplo sencillo que ayude a entender esto:

Imaginemos bloques de lego, que todos, en algún momento de nuestras vidas, habremos tenido alguno en la mano. Cada bloque de lego lo entenderemos como un bloque de transacción (Block) que vamos a ir conectado uno con otro en cadena (Chain).

Bloques

Acabamos de ver que la red funciona mediante un consenso al que llegan los intervinientes, y ahí está la magia del mismo, pues se pasa de la confianza a la certeza matemática, todo se vuelve más transparente y seguro (recordemos que todo va encriptado).

Las Criptomonedas utilizan la criptografía, como hemos mencionado anteriormente, y por consiguiente… el libro de contabilidad en la plataforma Blockchain, como hemos visto en el ejemplo, de ahí la gran vinculación de la que hablábamos al inicio de este artículo.

Hemos mencionado a Satoshi, y no podemos cerrar este artículo sin remontarnos a 1991 y mencionar a Stuart Haber y W. Scott Stornetta quienes escribieron ya, en aquel entonces, un artículo que describía una cadena de bloques criptográficamente seguros y poco después cómo mejorarlos mediante la introducción de árboles de Merkle.

Podemos adentrarnos en los punteros hash y los árboles de merkle para conocer en más profundidad esta tecnología y ver cuán segura es realmente… Y así lo haremos…

Por último, aprovechando una pregunta recurrente entre nuestros clientes y lectores en relación a la fiscalidad de las criptomendas y cómo evitar tener problemas con Hacienda, os recomendamos la compra y lectura del libro y eBook creado por una de nuestras Cofundadoras y CoCeos, María S. Quesada, donde os explica de manera clara y sencilla la fiscalidad y tributación que deben seguir en España las criptomonedas. Dicho libro lo podéis encontrar en aquí en formato eBook y tapa blanda.

Sin más, deciros que este tema tan apasionante e innovador que ha venido para quedarse…

…CONTINUARÁ…

Escrito por

Data Protection Officer - Máster Executive en Big Data Science - Compliance Officer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s